Análisis: Palmeiras sí jugó mucho mejor que Colo-Colo

El cuadro brasileño tuvo el control absoluto del duelo que disputaron ante los albos, porque más allá de no tener la posesión del balón, fueron muy superiores en la creación de situaciones de peligro, remates a portería, y manejaron completamente el ritmo del partido a su antojo.

El concepto de que tener la pelota es jugar mejor está lejos de ser realidad, y de hecho la tónica del último Mundial fueron los triunfos de equipos que no les interesaba hacer rotar el esférico más de lo estrictamente necesario.

Palmeiras fue un equipo de línea defensiva, que optó por el repliegue, comprendiendo que Colo-Colo no es un equipo intenso, y que llegarían al partido muy faltos de dinamismo a causa del extenso período en que los albos no disputaron partidos oficiales por ninguna competencia.

Por ello sabían que difícilmente el cuadro que dirige Héctor Tapia tendría las herramientas para quebrar la defensiva de los brasileños más que con una genialidad de sus individualidades.

Además, la línea de juego que sigue el equipo de Sao Paulo es más defensiva, no fue que el elenco de Macul los sometiera, sino que sencillamente al club de Brasil no le interesaba tener el esférico, y preferían optar por un juego directo, asegurando el arco, y siendo profundos al atacar, sobretodo por las orillas, donde aprovechaban los espacios que dejaban Opazo y Pérez al sumarse al prolongado circuito de rotación del equipo de Tito Tapia.

A manera de complemento, las estadísticas del partido dejaron 5 remates a portería de Palmeiras contra 1 de Colo-Colo, Orión atajó en 3 ocasiones, Weverton solo una vez. Los albos perdieron la pelota 138 veces, los brasileños 122. Palmeiras recuperó el esférico en 56 oportunidades, 2 más que los chilenos.

Y así sucesivamente, los brasileños superan al Cacique en todas las estadísticas salvo los remates desviados (de 6, solo 1 con peligro) y la posesión de la pelota, algo que debe comprenderse es tan solo una herramienta, no la esencia del juego, porque si se evaluara solamente eso, definitivamente Colo-Colo habría merecido ganar.

Pero como en el fútbol se premian los goles, Palmeiras que llegó más veces al arco rival, con más peligro, y se generó 5 veces más oportunidades concretas de gol, mereció el triunfo que se llevó a casa.

Palmeiras fue mejor que Colo-Colo.