Crisis Social: El potente mensaje de un profesor de historia a los medios de comunicación

En medio de la delicada crisis social que atraviesa nuestro país, el profesor de historia, Roberto Rojas Cisterna, quien se desempeña en el Liceo de Aplicación de Santiago, envía un potente mensaje a los medios de comunicación en Chile, cuestionando su rol y compromiso con la ciudadanía.

La opinión del docente a continuación:

Tal como señaló el gran historiador Eric Hobsbawm acerca de la mala historia, podríamos extrapolarlo a los medios de comunicación, instituciones que olvidaron o que sistemáticamente negaron su rol con una sociedad democrática en su más amplio sentido.

Esto ha quedado demostrado con los últimos acontecimientos que ha vivido nuestra “comunidad fragmentada”. Pasamos de nuestro pasivo agotamiento y cansancio de una historia social profundamente desigual, a una en que distintas y contradictorias formas de movilización emergen para denunciar la violencia estructural que sufrimos cotidianamente. Esta denuncia social masiva en calles, hogares, redes sociales, etc., no ha sido gestionada como se esperaría desde los medios de comunicación, porque estos mismos son una causa más de este malestar; han estado del lado de los grandes grupos económicos y del poder político, estructurándose como un instrumento más de la élite para construir un país en función de los intereses de unos pocos, sin importar la comunidad en general.

Los medios en este país han puesto, hasta hace poco, su lente en mostrar un país que supuestamente avanza hacia el desarrollo económico y tecnológico, donde a las ciudadanas y ciudadanos se nos considera por sobre todo consumidores, cuyas líneas editoriales han sido (y son) financiadas en base a una cultura del individualismo consumista y el sobreendeudamiento.

Fueron los medios que prefirieron callar las injusticias sociales y mostrar la imagen de un país exitoso, porque claro, para los dueños y rostros de los medios esa era su realidad, la realidad de un pequeño grupo de privilegiados y no la situación de la mayoría de la comunidad.

En este contexto, los medios de comunicación buscan nuevamente generar un consenso a la fuerza, evitar mostrar las diferencias y contradicciones que vivimos como sociedad y apelan hasta el hastío a que prontamente volvamos a la “normalidad”, para así evitar los saqueos y actos delictivos, no poniendo el énfasis en que este modelo social para muchas y muchos no da para más. Por eso, cuando los medios han contado una historia de cómo pensaban que era el país, son también responsables de la crisis social, porque prefirieron callar y no denunciar, eligieron dar vitrina a los que prometen mucho para que nada cambie. Su rol en esta crisis no fue inofensivo, son culpables de mostrar un Chile que no era y hacernos creer que todo iba bien, cuando en realidad la desigualdad está matando las esperanzas de una vida mejor para niños, estudiantes, pobladores y trabajadores de nuestra tan agobiada comunidad.