“El resplandor”: La sinfonía del horror que se convirtió en clásico

Las frustraciones, la incomunicación y las devastadoras consecuencias de la soledad se funden en un mar de locura.


Luego de la frustración que significó para Stanley Kubrick las duras  críticas a su anterior trabajo “Barry Lyndon” (1975), una de las películas más perfectas que he visto en mi vida, el director se embarcó en un proyecto más comercial que sus anteriores trabajos.

Por primera vez el realizador de “La naranja mecánica” (1971) abordaría el terror y lo sobrenatural, para lo cual utilizó de base la exitosa novela homónima del famoso escritor Stephen King “The shining”.

Paranormal

Sin embargo, Kubrick no recurrió al miedo basado en vampiros o monstruos, sino a elementos psicológicos que son más aterradores e inquietantes.


Es el mundo paranormal que se aloja en la mente de Jack Torrance (Jack Nicholson), ex profesor y escritor frustrado alejado del alcohol, quien intenta darle un giro a su vida para iniciar un nuevo proyecto literario.

Para este objetivo Torrance se embarca en una atractiva oferta laboral y se traslada con su esposa e hijo al impresionante Hotel Overlook, en Colorado, Estados Unidos.

En este lugar se hace cargo del mantenimiento del mismo durante la temporada invernal, período en que permanecerá completamente aislado junto a su familia.

“Fiebre de cabaña”

A parte de la banda sonora, correctas interpretaciones y el ambiente espectral del hotel, siempre me llamó la atención el grado de violencia y frustración retenida en el protagonista.

Elemento que está más acentuado en la obra de King, porque no son situaciones inverosímiles, es la vida real llevada a la ficción, basta con observar los horribles hechos de sangre a diario en la prensa.

Realidad y fantasía se funden en un mar de locura ante la sensación de aislamiento, un trastorno psiquiátrico denominado “Fiebre de cabaña”, es decir, una percepción distorsionada de la realidad.

Lo anterior gatillado por estar largas temporadas en sitios cerrados, lo que transforma a personas normales en sujetos peligrosos, según datos clínicos.

“The shining” indispensable y necesario filme de Kubrick, quien  construyó momentos imborrables que más tarde fueron repetidos hasta el cansancio por directores del género del terror.

Por Andrés Forcelledo Parada.- 

Recomendado para ti



6.048 Seguidores
Seguir