En Netflix la historia del asesino serial más famoso de la criminología de EE.UU.

En “Las cintas de Ted Bundy” el homicida se convierte en una súper estrella mediática, con docenas de fans que lo siguen y le envían cartas manifestando su respeto y admiración.


“¿Cómo pueden vivir en una sociedad, donde la gente que quieren, aprecian, con la que conviven y trabajan, pueden resultar, de un día para el otro, ser la persona más diabólica del mundo?”

Lo anterior es la escalofriante mirada de Theodore Robert Cowell Bundy, uno de los asesinos en serie más célebres y mediáticos de la historia criminal de los Estados Unidos, que se puede ver en “Conversaciones con asesinos: Las cintas de Ted Bundy” (2019).

En el documental que está en Netflix conocemos la figura del criminal que sirvió de inspiración para cineastas en todo el mundo que realizaron filmes de asesinos seriales.

Mencionar que en 1989 el llamado “Jack, el destripador americano” fue ejecutado en la silla eléctrica por el asesinato de la menor Kimberly Leach, único caso por el cual fue condenado a la pena capital, aunque a principio de los setenta su sangrienta lista llegó a las 30 víctimas, en su mayoría mujeres jóvenes y atractivas.

Audios escalofriantes


Bundy dio una exclusiva entrevista en audio cuando se encontraba en el corredor de la muerte en Florida por el caso de Kimberly Leach. En la ocasión no detalló el homicidio y menos se adjudicó su autoría.

En 1989 Bundy fue ejecutado en la silla eléctrica por el asesinato de Kimberly Leach.

Sin embargo, el periodista Stephen Michaud logró convencerlo de hablar del caso, pero en tercera persona, como si fuera un testigo en vez del acusado. Bundy estuvo de acuerdo y realizó esta misión con una frialdad sin precedentes en la criminología de Estados Unidos.

Escuchamos de primera fuente sus pensamientos sobre los asesinatos que perpetró en varios estados norteamericanos, y nos interiorizamos de la historia personal y familiar de Bundy.

Se suman otras cuñas de quienes fueron parte de la vida del asesino y el caso: periodistas, fiscales, abogados, policías, testigos e incluso una de las víctimas que logró huir de las garras de Ted.

Mediático

Además somos testigos del bullado juicio por el asesinato de Kimberly Leach, el primero en ser televisado en Estados Unidos, ocasión en que el mundo observó en directo la soberbia, carisma e inteligencia de Bundy, quien igual asumiría su defensa en el proceso.

Increíblemente el asesino se convirtió en una súper estrella mediática, incluso con docenas de fans que lo seguían personalmente en la corte y le enviaban cartas manifestando su respeto y admiración.

Paradójicamente ese carácter afable, educado, incluso gracioso y familiar de Bundy le sirvió para ganar la confianza de sus víctimas, las cuales no sospecharon que estaban frente a un monstruo que terminó siendo desenmascarado por su vanidad y egocentrismo.

Director

Indicar que el director de este documento, Joe Berlinger, filmó junto a Bruce Sinofsky la aclamada trilogía “Paradise Lost” sobre el caso de tres jóvenes acusados de  asesinatos rituales satánicos.

Además Berlinger realizó la cinta “Ted Bundy: durmiendo con el asesino” (2019), una mirada con más ficción del caso que también se puede revisar en Netflix.

El actor Zac Efron personifica a Bundy en “Durmiendo con el asesino”.

En “Las cintas de Bundy” el cineasta entrega todos los antecedentes para saber por qué alguien como Bundy, quien siempre alegó inocencia, terminó confesando los asesinatos de 30 mujeres.

Tras concluir cada episodio el director deja un manto de suspenso que crea una urgente curiosidad por conocer más sobre las acciones del asesino, su modus operandi, sus horrendos antecedentes y el accionar con las víctimas.

En un momento hay una pesimista conclusión a la que llega Bundy, en relación a que los gobiernos con sus instituciones, recursos y fuerzas policiales creen poder identificar a potenciales asesinos. Sin embargo, éste categóricamente afirma que en este mundo eso nunca será posible.

Recomendado para ti



6.048 Seguidores
Seguir