Ignacio Saavedra trancó con la cabeza y el corazón

El juvenil de la Universidad Católica se robó todas las miradas luego de su increíble entrada en el último partido de los cruzados ante Curicó Unido, válido por la vigésima fecha del Campeonato Scotiabank 2018.

El joven mediocampista de la franja, que está haciendo sus primeras armas en el profesionalismo, demostró muy gráficamente la garra y el liderazgo que lo llevó  ser capitán de la UC en divisiones menores, y también de la selección nacional.

Esto luego de que el volante no dudara en lanzarse entre tres pares de piernas rojas, para proteger la pelota con su cabeza, arriesgando su integridad física por cumplir con la eterna misión de los mediocampistas: asegurarse de que su equipo tenga el balón a toda costa.

Saavedra, que debutó hace un par de semanas contra Everton, no deja de sorprender a los hinchas, y gracias su despliegue físico, visión de juego, excelente posicionamiento, y capacidad para distribuir el esférico, poco a poco se está ganando un espacio como uno de los 11 caballeros cruzados que son llamados “titulares”.

¿Y cómo no? Si con entradas como esta deja más que claro lo que significa dejar la vida en la cancha.