Malucha Pinto estrena obra a un año del 18 de octubre: «Las utopías sí son posibles»

La actriz invitó a a recordar la historia mediante un emocionante relato sobre la transformación política y social de Chile.

Destacado

La crisis del Metro: Ya no basta acumular rabia

En el primer aniversario del 18-O recordamos la columna de opinión del querido profesor y periodista, Antonio Márquez Allison, quien un mes antes de fallecer nos regaló una reflexión en torno al comienzo de la revuelta popular.

27 años de la declaración Día internacional para la erradicación de la pobreza

Una retrospectiva de la lucha contra la pobreza.

SANTIAGO.- Después de un arduo trabajo de investigación y recopilación de archivos y testimonios, la actriz y dramaturga chilena, Malucha Pinto, llega a la cartelera digital este 18 de octubre con su más reciente creación: «Victoria. Lucidez y fervor en aquel entonces», un híbrido entre obra teatral y docu-ficción.

 Victoria se sumerge en lo que fue la experiencia política, social y humana de la Unidad Popular a través de un emocionante relato de una anciana a su nieta, el que fue construido, en parte, gracias a testimonios de decenas de chilenos, entre ellos presos/as políticos y familiares de desaparecidos en dictadura.

  En la siguiente entrevista la actriz comenta de qué trata este nuevo proyecto y a la vez nos explica cómo fue escribir y dirigir una obra bajo las circunstancias de la pandemia, que obligan a transmitir vía streaming.

  • ¿De qué trata este nuevo proyecto?

  Forma parte de uno más amplio que se llama “Memoria de la luz”, que nosotros iniciamos hace 4 años (y que busca recuperar la historia de familiares de detenidos desaparecidos y ex presos políticos a través de talleres, conversatorios y entrevistas).

  Victoria conmemora los 50 años de la Unidad Popular. Muy femenina, muestra un nuevo género que nadie sabe muy bien qué es, si es película, si es teatro; es algo nuevo que estamos creando por la pandemia, ya que no podemos estar en los teatros y no nos podemos encontrar con el público. Hemos empezado a filmar nuestro material y generar este nuevo género teatral.

  Victoria trata de 4 mujeres de distintas edades, una abuela que vivió en la Unidad Popular, una mujer un poco más joven y otras dos que se van sumergiendo en la memoria desde la mirada femenina. Y parten desde lo más ancestral, de cómo apareció Chile, cómo viene el genocidio mapuche, y desde eso empieza la historia de la Unidad Popular. Luego hacemos el vínculo con el 18 de Octubre, el estallido social. O sea, que de algún modo el estallido social recupera esa energía, recupera ese nosotros, los cuerpos que se conocen con el anhelo de crear algo juntos. Victoria es un espectáculo, un metraje muy experimental, con muchas imágenes documentales, tiene mucha música.

  • Por la pandemia, ¿cómo fue la preparación de esta obra? 

  Nosotros íbamos a montar “Destellos de Luz” cuando vino la pandemia, en julio de este año sería el estreno, teníamos una obra a medio escribir. El 4 de septiembre se cumplieron los 50 años del triunfo de la Unidad Popular, todos esos elementos nos impulsaron. Teníamos parte de la música hecha y teníamos el tema. Durante la cuarentena comenzamos a abrir los clósets, los cajones, los baúles, las maletas, los materiales, todo lo que uno ha escrito, y me quedó la sensación de que no íbamos a poder definitivamente este año estar en los teatros, pero sabía que teníamos que hacer algo con este material, y bueno, así empezamos a juntarnos.

  Tomamos la decisión de que íbamos hacer algo solo de mujeres, entonces yo reescribí la obra completamente y la empezamos a leer en grupo con las mujeres del colectivo, empezamos arreglarla, a mejorarla, a recortarla e incorporar cosas. Así fue surgiendo esta Victoria, fuimos incorporando la música, ensayando todo. Fue dificilísimo hacer las reuniones por Zoom, pero son las circunstancias.

  • ¿Cuál es el origen de todo esto?

  Esto es como una trilogía, la primera es “Mi abuelo Horacio”, la segunda “Victoria” que es lo que vamos a presentar ahora, y la tercera es “Destellos de luz”, que es nuestro próximo montaje. Nosotros como colectivo nos hemos dedicado a la recuperación de las mil memorias, hace 20 años que estamos trabajando, nos hemos centrado en ese tema con mucha fuerza. Partimos con un trabajo muy a fondo, que hicimos en catorce tomas de terrenos emblemáticas entre los años 60 y 70.

  Hace cuatro años quisimos indagar en cuál fue la utopía, cual fue el sueño que rondó a la Unidad Popular. Hicimos mucha investigación escrita, documentales y después hicimos talleres de memoria, estuvimos trabajando en el norte con ex presos políticos, ex presas políticas, familias de detenidos desaparecidos. Ahí obtuvimos un material hermoso, grande y muy interesante.

  • ¿Qué mensaje esperas entregar a la sociedad con esta obra? 

  Hay un texto en la obra que me encanta que dice «(…) fue un enamoramiento colectivo, cuyo encantamiento fue grave como el amor, lucidez y fervor en aquel entonces. Un sueño áspero, espeso, como los verdaderos sueños que tenemos despiertos; solo eso recordar, la otra porción del alma, recordar e inspirar”, eso es lo que más quisiéramos destacar de la obra, a través de esas imágenes, de la voz de las actrices y de la historia, poder llegar a ese lugar del corazón de las personas que la vean y que se puedan inspirar, volver a sentir que es posible, que las utopías sí son posibles, el momento en que uno vuelve a ser, no solamente uno, como yo, sino que un nosotros, que volvemos a crear, a sentirnos parte, a soñar que es posible un mundo bello y abrazador, todo eso tiene Victoria.

  • ¿Cuál es tu papel dentro de esta obra?

  Yo hice la dramaturgia, la dirijo y actúo, además como que las hago todas (se ríe), pero por algo bien particular yo actúe, lo hice porque teníamos muy poquitos recursos, casi nada y bueno, la posibilidad era que yo misma actuara. Esto parte con la escena de la abuela y su nieta, en que se abre una maleta y empieza la historia y de ahí se va a un espacio de realismo mágico, un espacio que no tiene nada que ver con lo realista.

  • ¿Cómo fue financiada la obra?

  Había hecho una peña pensando en el estreno y tener fondos para hacer nuestro montaje, teníamos esa plata guardada. Nos juntamos y nos aliamos con la gente de Centro Memoria y Futuro, además con la Comisión de 50 años de la Unidad Popular; ellos hicieron una campaña ciudadana, pedirle en el fondo a gente, mujeres y hombres que aportaran para esta obra, lo cual nos ayudó muchísimo. Además, un amigo también nos aportó un poco de plata, entonces con eso pudimos grabar la música en un estudio de grabación y pudimos filmar la obra.

  • ¿Cuál es la cobertura de la obra?

  La vamos a estrenar el 18 de octubre, también como una manera de celebrar ese día tan importante para Chile, que cambió la historia del país. Lo vamos a hacer por medio de Eventrid, donde pueden comprar las entradas. Al final haremos un conversatorio con el público a través de Zoom, para poder interactuar con ellos.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por CULTURA VIOLETA (@cultura_violeta) el

Recomendado

Adopciones ilegales en el sur: “la clase política tiene metidas las manos hasta el fondo”

Investigadora comenta su trabajo que partió a través del testimonio de distintas madres, además del de un niño mapuche que fue adoptado forzosamente por una religiosa.
prensa@cultura21.cl