Manuela Infante presenta obra “Cómo convertirse en piedra” en Centro Cultural Matucana 100

El espectáculo presencial estará en cartelera hasta el 17 de octubre en el teatro principal del recinto y contará con todos los protocolos sanitarios exigidos por la autoridad sanitaria.


SANTIAGO.- Este próximo 23 de septiembre se estrena en el Centro Cultural Matucana 100 la obra teatral “Cómo convertirse en piedra”, de la reconocida dramaturga y directora Manuela Infante.

La obra nace a partir de algunas interrogantes que se hizo Infante como ¿Qué resultaría de imitar a las rocas con el cuerpo de la obra? ¿Cómo sería una obra mineral? ¿Qué podría surgir del proceso de comportarnos como aquellas que nunca han nacido, nunca crecerán y nunca morirán? Tras esto inició un trabajo de exploración que  partió en 2018 en una residencia en el Festival Kyoto Experiment en Japón.

La puesta en escena, que es una coproducción de Matucana 100 y Fundación a Mil junto con Nave y Parque Cultural de Valparaíso, aborda el entorno no humano, la crítica al antropocentrismo y cómo esa figura se apropia y explota aquello determinado como ‘no humano’.

“La obra mira de cerca cómo las formaciones geológicas y los cuerpos humanos comparten historias de explotación y agotamiento. Somos también piedra y también podemos ser minados”, adelantó Infante.

Teatro post-antropocéntrico


Mencionar que la tarea de imaginar un teatro post-antropocéntrico y no humanista es una idea que la dramaturga nacional ha materializado en sus obras “Realismo” (2016) y “Estado Vegetal” (2017), y hoy lo hace en “Cómo convertirse en piedra” (2020).

Así el trabajo de Infante ha sido contrarrestar la noción moderna de humanidad como medida de todas las cosas, y lo ha hecho por medio de investigaciones que buscan descolonizar las prácticas teatrales del pensamiento humanista.

“El concepto de ‘humano’ ha servido para sostener y justificar significativas explotaciones y exclusiones, no solo hacia los no-humanos, sino también hacia los humanos considerados menos que humanos. Un teatro no-humano es una práctica crítica y también, una coreografía especulativa con otras formas de organización social”, explicó la directora.

Infante agregó que en la puesta en escena se trabaja con pedazos de narrativas erosionadas, comprimidas entre sí como capas de materiales sedimentados, la obra presenta una estructura dramática mineral, “que nos habla de aquello que está escrito en piedra, y de aquello geológico que podemos encontrar escrito en nosotros”, dijo.

Este proyecto fue financiado en parte por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de Chile a través de FONDART 2020. Más información y ventas de entradas en sitio https://www.m100.cl.

Recomendado para ti



6.048 Seguidores
Seguir