19/04/2019 Cultura, noticias y entretención

Paula Navarro, la fotógrafa que desnuda las calles de Santiago

 Con nueve años de carrera, la fotógrafa Paula Navarro ha desnudado las calles de Santiago con su cámara y se ha enfocado en rescatar la sencillez de la vida en los rincones de la ciudad. Su obra está en un libro de la Corporación Humanas y en la revista alemana Soul of Street, algunas de sus tomas han sido finalistas de concursos y puestas en múltiples exposiciones, y ahora enseña fotografía callejera en los talleres que dicta.

En la siguiente entrevista, la artista de 37 años hace clic para mostrar imágenes de su vida, habla de su trabajo y las metas que aspira como profesional, entregando, además, un potente mensaje para quienes inician en la fotografía urbana.

La pregunta cliché, ¿Cómo te descubre la fotografía?

Siempre me gustó la foto, pero nunca lo vi como una carrera ni para dedicarme a eso, mi vida iba a ser otra, hasta que conocí a alguien que me hizo una pregunta super sencilla, me dijo que ‘qué te gustaba hacer’, y respondí: fotografías; ‘y por qué no lo estudias’, me dijo, ahí recién se prendió una lucecita. Esa pregunta fue bacán, a los 27 años me descubrí como fotógrafa (…) Yo estudié en un Instituto Comercial y sabía de publicidad, pero tenía claro que no era lo mío, porque lo encuentro muy falso, muy manipulable; aunque uno manipula sus fotos, en el sentido de que armas un concepto, pero es más cercano a la realidad, es súper honesto con uno mismo, con el sentir, con la forma de mirar, de entender la vida. La fotografía de calle para mí es descubrirme, ya sea con la gente o tu entorno… eso es maravilloso.

“Esta foto es muy simbólica para mí, la tomé en 2009 en Portugal con Victoria, aún estudiaba. Yo nunca había postulado a un concurso y en 2014, si no me equivoco, la presenté; de las más de 700 fotos postulantes, quedé entre las 10 finalistas, yo me sentía ganadora. Esta foto es muy especial, ellos están en un ambiente muy precario, pero se ven en una felicidad dentro de lo que se ve. Están unidos y conectados, ella le hace cariño en el pelo, mientras escuchan radio; están súper relajados en su hogar, es algo muy cálido que te lleva a un cuestionamiento interno, que tiene que ver con nuestra sociedad y las relaciones entre personas”, Paula Navarro.

Y decidiste estudiar ¿Cómo fue el proceso?

Estudié en Los Alpes y después en Los Leones. Al primer instituto que entré fue a Alpes, ahí me tocó una profe de carrera muy bacán, Gabriela Jara. Yo tenía una cámara digital chiquitita, entonces estaba super asustada porque no tenía plata para comprarme otra; llegué con pocas expectativas. Pero ella me comentó que el primer año era para aprender de composición y entender la fotografía, eso me motivó muchísimo; a mitad de año ya me había comprado una cámara, una usada, la Nikon D100. Ahí empezó todo. Descubrí la calle gracias a un trabajo, teníamos que hacer un reportaje en fotos y fui a Nueva York con Ahumada, a las seis y media de la mañana estaba ahí, expectante. Y me encanté. Simplemente me gustó lo que ocurrió, empecé a mirar lo que pasaba, a ver la cotidianidad y las escenas que están al lado de uno, fue como descubrir todo de nuevo, fue aprender a mirar de nuevo, a través del lente.

Y ahí hay que tener cierta capacidad para poder entender la fotografía de calle, tener cierta valentía, porque quizás algunos pueden sentir el miedo a la reacción de la gente ¿Cómo te llevas con eso?

Yo creo que, frente a eso, me considero muy afortunada. Tengo muy buena llegada con la gente y soy muy respetuosa de lo que me puedan decir, por ejemplo, si alguien me dice ‘oye, no quiero que me saques fotos’, yo no le hago fotos; hay algunos fotógrafos que lo hacen igual, yo no. Igual robo fotos, en el sentido de que hago fotos cuando no se dan cuenta, o sea, yo disparo y sigo, total es la calle, lo puedo hacer. Pero si genero contacto visual, me miran o ponen cara de molesto, yo les digo: ‘hola, soy Paula Navarro…’, los saludo, qué se yo, trato de romper el hielo. Es algo que me costó, pero ahora se me hace más fácil, porque quizá siempre fui desde esa vereda, del respeto con el otro. Incluso a veces les muestro las fotos a las personas, y eso les gusta, quizá porque no se ven de la manera en cómo uno los ve; se sienten importantes… ¡y eso me encanta!

Dentro de tu carrera, ¿cuáles han sido tus mayores logros?

Yo creo que el primero importante que tuve, fue que la gente se detuviera en mi trabajo y que lo comente, luego que me publicaran en el libro “10 años de discursos y transcursos del estar de las mujeres”, de la Corporación Humanas, algo que fue extraordinario. Y después empezaron a pasar hartas cosas, gente que llamaba para entrevistas, por ejemplo, gracias a Manuel Venegas y Katalina Schopf aparecí en un microdocumental en el Rincón Patrimonial Chileno. Luego apareció Daniela Miller, que hace el programa online Revelando Historias, que es de puros fotógrafos. Yo lo veía siempre porque aparecían puros fotógrafos top y que admiro, como Leonora Vicuña, Héctor González de Cunco, Luis Navarro, Luis Poirot, Álvaro Hoppe, entre otros. Ahora, que me llevaran ahí, fue como ‘woooow’, no lo podía creer, fue un gran logro. Después empecé a hacer exposiciones, conocí gente relacionada con la cultura, aparecí en una revista alemana, “Soul of Street”, que es solamente de fotógrafos de calle y dedicó un especial a chilenos, de los cuales era la única mujer, eso y todo lo que me ha pasado hasta ahora es un regalo del universo.

Paula Navarro | Fotografía de la serie Tercer Ojo

¿Algún mensaje para los nuevos fotógrafos que recién comienzan en la urbe?

Tolerancia a la frustración, eso es lo primero. Muchas veces las cosas no te van a resultar, a veces los proyectos no te funcionan, porque es un medio super difícil, no es fácil. Y, por otra parte, te tiene que gustar mucho la fotografía, porque yo creo que hay que hacerlo sin esperar las lucas. Esas llegan solas, van a llegar, bienvenidas sean, porque es tu trabajo. Pero la base es que te tiene que gustar mucho salir a la calle, estar con la gente, caminar, mirar y detenerte. Frente a eso, hay que ser perseverante y abrirse a los espacios en el mundo de la cultura, conocer pintores, escultores, fotógrafos, etcétera (…) Yo me siento afortunada, y siento que si puedo ser un puente para ayudar a otras fotógrafas o fotógrafos lo voy a hacer siempre, porque así me ayudaron a mí.

¿Y tus proyectos a futuro?

Tengo varios proyectos en mente. Hoy día estoy con uno muy bonito junto al pintor José Luis Millán y el escritor Leonel Gatica, que se llama “Desde los muros de la cárcel a la libertad emocional”, algo que no tiene que ver con la calle, sino que, con autoretratos emocionales,  algo que es posible, como dije, gracias a las redes que construyes (…) Yo quiero vivir cien por ciento de la fotografía, no la de evento, que también la hago; no la de bautizos, que también la hago; no la de matrimonio, que también la hago. Son lucas, pero no me mueven como esto. La fotografía que a mí me gusta es la documental, los retratos, la calle; la calle es mi pasión y por eso lucho. Ahora, si yo logro vivir de esto, que es una meta a largo plazo, me sentiría muy realizada, y en eso estoy, enfocada para que suceda.

Paula Navarro | Fotografía de la serie Retratos con Alma

¿Sientes que el mundo de la fotografía es mal valorado o mirado en menos? Te lo comento por la era digital en que vivimos y porque muchos dicen, quizá sin saber, que solo es apretar un botón…

Sí. De repente hay mucha gente que no entiende mucho, y ahí también estamos nosotros para educar con lo que sabemos, con las herramientas que hemos adquirido, en el sentido de que valoramos la fotografía y que sabemos que no es apretar un botón solamente. Hoy día todos tienen un celular con una cámara y pueden hacer fotografías, lo que es genial, me encanta que la gente pueda registrar su vida y tener esos recuerdos, pero el sentido más poderoso de la fotografía es cuando eres capaz de contar una historia y que esa fotografía tenga un mensaje, un estilo, un sello que provoque y conmueva… como decirlo, que tenga poesía. Eso se logra cuando tú entregas algo que es tuyo, no es una foto que se hace así no más, es algo que se logra con el tiempo, ya sea porque estudiaste en un instituto, universidad o de manera autodidacta, da lo mismo, cada uno elige dónde. A lo que voy es que cuando logras contar esa historia, la fotografía trasciende.

Paula Navarro | Fotografía de la serie Tercer Ojo
Paula Navarro | Fotografía de la serie Tercer Ojo
Paula Navarro | Fotografía de la serie Tercer Ojo
Paula Navarro | Fotografía de la serie Tercer Ojo
Paula Navarro | Fotografía de la serie Retratos con Alma
Paula Navarro | Fotografía de la serie Retratos con Alma
Paula Navarro | Fotografía de la serie Retratos con Alma

Puedes revisar más trabajos de Paula Navarro en:

www.paulanavarro.cl

https://www.facebook.com/paula.lizamanavarro

https://www.instagram.com/fotografacaminant

TE PODRÍA INTERESAR

Joven de Chiloé es campeona mundial sin barreras

Amanda Cerna comenzó una carrera deportiva desde muy pequeña, soñó con ser atleta y lo cumplió.

Sensual Spiderman, el artista callejero más popular de Santiago

Conoce su historia, los difíciles momentos que pasó antes de la fama y sus proyecciones como artista.

El abrupto cambio de Andrés Olivos, ex vocalista de Difuntos Correa

El recordado rockstar ahora vive para su familia y trabaja en una productora con músicos y artistas.

Luis Mariano, uno de los chilenos que compartió con Stan Lee

Estuvo con quien fue el editor de Marvel en dos oportunidades y hasta le regaló un vino.

Catalina Valdés, la joven estrella del karate chileno

A su corta edad, está sexta del ranking planetario y fue el quinto lugar del último Mundial.

Fibromialgia: atrapada en el dolor

Más del 6% de la población mundial sufre de esta afección.