“Toro salvaje”: Ferocidad dentro y fuera del ring

La autobiografía de Jake LaMotta campeón mundial de peso medio, quien supo de gloria, pero también del infierno tras una vida de excesos. Robert De Niro encarnó al boxeador y obtuvo el segundo Oscar de su carrera a Mejor Actor.

Definitivamente las películas hay que visionarlas en pantalla grande, la vives y la sientes de otra forma, la experiencia es más visceral.

Hace años en una de esas madrugadas de insomnio vi en televisión por cable “Toro salvaje” (1980), si bien la disfruté, pasó un tiempo para que pudiese apreciarla en toda su magnitud.

Más tarde la volví a ver en un ciclo especial de Robert De Niro en la gran sala de la Universidad Católica de Temuco. En la ocasión la cinta emergió con toda su crudeza y violencia argumental.

Jake LaMotta

Es más que la historia del campeón mundial de peso mediano de la década de los ’40, Jake LaMotta (De Niro), inspirado en el libro escrito por el mismo pugilista, quien falleció el 2017.

Es un descarnado relato de la condición humana, autodestrucción, soledad, paranoia y lucha con los demonios internos de su protagonista.

El auge y descenso a los infiernos de esta leyenda del boxeo quien llegó a coronarse con el título mundial de su categoría. Un hombre que alcanzó la gloria y fama, pero igual abrazó el fracaso y la decadencia.

El filme atrapa desde los créditos iniciales con los acordes de la ópera Cavalleria Rusticana, de Mascagni. Una memorable imagen de LaMotta antes de enfrentar a su adversario, notable fotografía de Michael Chapman, asiduo colaborador de Scorsese.

De Niro soberbio

“Toro salvaje” está a años luz de otras joyas del boxeo como “Rocky” (1976), “El campeón” (1979), “The Hurricane” (1999), “Million dollar baby” (2004) y “Cendirella man” (2005).

De Niro en su papel más personal, fue el cerebro del proyecto y estuvo un buen tiempo tratando de convencer a Scorsese para realizar su sueño de personificar al boxeador; a la postre ganó el segundo Oscar de su carrera como Mejor Actor.

El actor se sumergió en el personaje hasta extremos inimaginables, preparó su físico hasta alcanzar la musculatura de un púgil de peso mediano; aprendió a boxear en forma competitiva e incluso ganando varias peleas por nocaut.

El mismo La Motta, asesor del actor, afirmó que De Niro estaba en inmejorables condiciones físicas para disputar el título mundial de la categoría, cosa que sorprendió a muchos.

Sin lugar a dudas que fue una entrega 100% que sobrepasó todos los métodos de actuación, un trabajo desde las entrañas con una rigurosa preparación física y mental.

Se suma la etapa decadente de La Motta en lo profesional y personal en que De Niro aumentó 27 kilos a su peso normal, logrando un aspecto realmente grotesco en pantalla.

Elenco de lujo

Otros actores suman el elenco de lujo, Joey Pesci, Joey, hermano y manager de La Motta; aquí nace la dupla De Niro-Pesci con cintas donde alcanzan instantes memorables como en “Buenos muchachos”  (1990) y “Casino” (1995).

Y está Cathy Moriarty, Vicky, esposa de La Motta; su belleza angelical gatilla los celos incontrolables y necesidad de control del pugilista que lo lleva a extremos inimaginables.

Kamikaze

El estilo de La Motta era similar a un kamikaze, siempre arremetiendo a sus contrincantes y apegado a ellos. Recibía un duro castigo, su objetivo cansar a sus adversarios para luego descargar sus bestiales golpes en el cuadrilátero de la gloria.

Así el boxeador llevaba al extremo su vida en el ring y jugaba peligrosamente al límite en materia familiar. Sus celos e inseguridades le hacen desconfiar hasta de su sombra, situación que irreversiblemente lo hará caer en el abismo.

Por Andrés Forcelledo Parada.- 





Recomendado para ti

spot_img
x