Película emancipa desde la música asociaciones cosmogónicas y ancestrales mapuches

Se busca generar reflexión en torno a la sabiduría ancestral de los pueblos originarios y la formulación de nuevos paradigmas socio – culturales. Producción será transmitida por las redes sociales del Departamento de Cultura de la Municipalidad de Panguipulli.

SANTIAGO.- El próximo 26 de marzo será estrenada la película “Mapu Küme Zuam Newentun: El despertar de una consciencia”, producción que ve la luz gracias al aporte de personas e instituciones que se encomendaron a los discursos integrados en la narrativa artística de sus realizadores. La música, tal como la solución cinematográfica, hacen referencia a la cultura de la comuna de Panguipulli.

Basada en la obra musical homónima del compositor Claudio Madariaga Labra, la producción colectiva, desarrollada con recursos limitados, promueve la intervención artística y cultural en una realidad social local; un ejercicio de integración y visibilidad de un territorio desde la generosidad y la reciprocidad.

“Mapu, Küme Zuam, Newentun” significa en mapuzungun “Naturaleza, Consciencia, Resistencia”.

La película

El guionista y director, Andrés Acevedo Navarrete, comentó a Cultura 21 que todo comenzó cuando Claudio lo invitó a escuchar sus primeras canciones, las cuales quería acompañar con soluciones audiovisuales. “Al momento de enfrentarme a dos canciones (Mapuche y Agua) quedé con la sensación de que podrían ser soporte para un relato mayor, una película que se enmarcase en el género videoclip y que cumpliese con la primera intención de Claudio”, dijo.




Agregó que la idea era “construir un relato que emancipe asociaciones cosmogónicas y ancestrales de la cultura Mapuche, pero desde nuestra perspectiva mestiza -Champurria, en mapudungun-, por lo que el relato basal es el mestizaje que enfrenta la naturaleza territorial local”.

En la misma línea, el realizador explicó que “es como un mecanismo para el desarrollo de un sentido común local que nos posibilite discursar sobre el valor de lo natural como fuente profunda de sabiduría, junto con nuestra metodología occidental del pensamiento científico, específicamente desde la ecología”.

Consultado por el trabajo narrativo, Andrés Acevedo manifestó que “el nuevo planteamiento de la sostenibilidad y sustentabilidad genera una posición clara frente al progresismo y al sistema neoliberal, son temas que nos gustan desde antes de conocernos (con Claudio), por lo que encontré en su música una sensibilidad frente a lo champurria, una sensibilidad que no pretende elevarse como una confección para el entretenimiento”.

Fotograma de la película.

El niño protagonista

Fernando Carrillo Barrientos es un chico de 11 años que tiene un sueño, en donde logra visualizar el contrapunto que genera la relación en complejidad entre la naturaleza y la demografía del desarrollo urbano y rural.




Ese sueño cataliza una imagen ancestral mapuche, que está en reflejo y en detalle con su ser interior, dando comienzo a un recorrido, tanto soñado como vivido, que lo llevará por diferentes parajes de la comuna de Panguipulli y por la historia que, como un vestigio en el alma mestiza de Fernando, resurge y materializa una certeza en equilibrio y conocimiento.

“Pensé en un niño porque materializa la primera búsqueda, en el juego y en el andar se concentra una gran cantidad de conocimiento adquirido”, dijo el director, revelando, además, que Fernando es una persona muy curiosa, que busca entregar mucho afecto, “son dos cualidades que perfectamente definen a todo niño, pero que en él están a flor de piel”.

Claudio Madariaga es el profesor de Música de Fernando en la Escuela María Alvarado Garay. Gracias a eso, pudieron conversar con los padres para presentarles el guion. “La obra se centra en él porque es un sueño, es el proceso de un despertar a través de sensaciones e imágenes que poseen una muy clara carga subjetiva, sumadas a ellas sentencias y preguntas en mapuzungun, por lo que la película tiene mucho de intimista y de experiencia subjetiva que busca, en la imagen del niño, una identificación con una gran parte de los niños y niñas de Panguipulli”, explicó Andrés Acevedo.

Fotograma de la película.

Agradecimientos

De acuerdo con el músico Claudio Madariaga, no existió ningún aporte económico para llevar a cabo las grabaciones, “hubo personas que nos aportaron, por ejemplo, con el bus para poder grabar unas escenas, también otra que era dueña de un camping, que lo prestó para poder realizar otras escenas”, dijo.

En ese sentido, la ayuda provino de Elena Catripan Cayuqueo, Olga Nass de la Jara, Juan Pablo Amoyao Toledo, Jaqueline Molina Pino, Elías Escobar Pineda, la familia Carrillo Barrientos y la antropóloga Patricia May Urzúa.




El estreno será el próximo viernes 26 de marzo por las redes sociales del Departamento de Cultura de la Municipalidad de Panguipulli (Violeta Pangui); también en las de Claudio Madariaga Labra y Andrés Acevedo Navarrete: @claudio.madariaga.oficial y @PARALAJEcine.

Recomendado para ti

x
SALTAR
SALTAR